+507 62534536

Preparar para responder, Salud Pública

La importancia de la preparación para la respuesta en Salud Pública.

Históricamente la primera  interpretación de  la palabra salud es la condición opuesta a estar enfermo o la ausencia de enfermedad, y esa es una definición relativamente correcta, pero incompleta.  La  salud del ser humano como individuo está ligada a un espectro mucho mayor que la simple ausencia de enfermedad, y para ello es que el sector salud se debe y tiene que apoyar, siempre,  en una estructura multidisciplinaria e interinstitucional.

La salud de la población tiene un importante impacto en nuestra salud personal, y viceversa; los factores que afectan a una, afectan a la otra: servicios sanitarios, hábitos de higiene, programas de vacunación, condiciones fitosanitarias, vigilancia epidemiológica, infraestructura hospitalaria, revisiones médicas periódicas, seguridad social, vigilancia y control de riesgos sanitarios, legislación y normatividad, sistemas de distribución de agua potable, etc.

Para alcanzar un estado óptimo de salud pública se requiere establecer y sostener una red de atención, investigación, formación, difusión y colaboración en la que participemos todos. La salud, así como  la enfermedad,  es un factor común en todos los seres vivos, es un tema que a todos nos interesa y en el que nuestras actividades diarias tienen un impacto. Nuestra alimentación, nuestros hábitos, nuestros conocimientos y en especial nuestra preparación pueden marcar la diferencia entre un buen y un mal estado de salud, y por ello la difusión de información confiable y accesible es parte fundamental de la red.

Ante cualquier evento de salud pública el sistema de salud debe estar preparado para responder, mitigar el impacto y rehabilitar. Por esto las autoridades sanitarias y los técnicos deben tener claro, que el objetivo de la Preparación para la Respuesta no es, necesaria o únicamente, evitar que se presente un evento; sino tener un sistema de salud lo suficientemente robusto para, inisisto, responder, mitigar y rehabilitar.

Las decisiones que tomamos con respecto a nuestra salud dependen de la calidad de la información disponible y de nuestra capacidad para distinguir si dicha información es o no de calidad, lo que requiere de una preparación adecuada y del apoyo de profesionales que nos brinden la asesoría necesaria. Basar nuestras decisiones en información que proviene de terceros, o que es diseminada por medios no especializados, representa un riesgo innecesario que podría evitarse de manera relativamente sencilla, sin embargo, en una época en la que todo tipo de información se encuentra fácilmente disponible pero que no pasa por los filtros apropiados, es común que las personas compartan conocimientos que consideran sencillos de entender sin realmente comprenderlos a fondo ni tomar en cuenta las consecuencias de ello.

Prepararse para responder adecuadamente, es la clave; no esperar a que suceda el evento y entonces intentar atenderlo. La preparación, además, es mas que reuniones y documentos; hay que practicar los planes a través de simulaciones y simulacros para evaluar a priori si esos planes elaborados pueden ser eficientes, para luego de la práctica realizar también la evaluación a posteriori (lecciones aprendidas).

 

Dr Israel H. Cedeño G.

Nuevo Coronavirus

Nuevo Coronavirus: ¿cuáles son los síntomas?, información que debes saber.

Ya van cientos de casos confirmados y varias personas muertas a causa del coronavirus originado en la ciudad de Wuhan, en el centro de China. 

Aunque la mayoría de los casos se han presentado en las regiones del gigante asiático, también se ha confirmado la propagación del virus a países como Tailandia, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos, entre otros. 

La también conocida "neumonía de Wuhan" mantiene en alerta a las organizaciones sanitarias alrededor del mundo pues su propagación y capacidad de contagio parece ser más intensa de lo que originalmente advirtieron en China. 

Ahora, las autoridades de ese país admitieron que se encuentran en una "etapa crítica" de prevención y control, aconsejando a las personas a que dejen de viajar dentro y fuera de Wuhan.

El coronavirus de Wuhan es una nueva cepa que no se había visto antes en humanos, lo que significa que aún queda mucho por investigar al respecto

1.    ¿Cuáles son los síntomas? 

Los pacientes contagiados con este coronavirus experimentan diversos síntomas, entre ellos, dificultad para respirar, fiebre, tos y dolor muscular.

Según un informe de la OMS emitido el 20 de enero, una mujer infectada en Corea del Sur sufría de escalofríos, fiebre alta, dolor muscular y secreción nasal.

Si bien la paciente primero fue diagnosticada con un simple resfriado, los médicos después detectaron que padecía el virus.

2.    ¿Es mortal?

Hasta el momento, de los más de 400 casos de contagio, se sabe que 9 personas han muerto a causa del nuevo coronavirus desde que se inició su propagación, en diciembre de 2019. 

Esto significa que la gran mayoría de los pacientes que sufren del virus no terminan con consecuencias fatales.

 

3.    ¿Cómo se transmite? 

Las autoridades chinas creen que el virus se originó en un mercado de mariscos de Wuhan que "realizó transacciones ilegales de animales salvajes".

Los primeros casos humanos se identificaron en esta misma ciudad china en diciembre de 2019, aunque todavía no se sabe cómo o cuándo el virus se volvió infeccioso para las personas.

Si bien en un principio se dijo que el contagio solo ocurría con el contacto de animales, este martes las autoridades chinas confirmaron por primera vez que el virus se ha transmitido de persona a persona.

De hecho, se confirmó que algunos trabajadores de la salud se infectaron después de atender a pacientes con la misma enfermedad.

Esto preocupa a los médicos, pues los virus que infectan los pulmones, como este, son muy efectivos en su propagación debido a la tos y los estornudos. No obstante, aún es demasiado pronto para dimensionar cuánta gente podría verse afectada. 

Ahora, existe la preocupación de que el virus pueda propagarse por los cientos de millones de personas que viajan para el Año Nuevo chino a finales de este mes.

Ante esto, Singapur y Hong Kong han estado controlando a los pasajeros aéreos de Wuhan y las autoridades estadounidenses anunciaron medidas similares en los aeropuertos de San Francisco, Los Ángeles y Nueva York.

4.    ¿Cómo prevenir su contagio? 

Por el momento, no existe una vacuna que pueda proteger a las personas contra este coronavirus, pero los investigadores están intentando desarrollar una. Los pacientes que ya están infectados, reciben un tratamiento mientras son aislados del resto del hospital. De acuerdo con los consejos de la OMS, para prevenir su contagio se debe evitar el contacto cercano con personas que sufren infecciones respiratorias agudas

Además, las personas deben lavarse las manos con frecuencia, especialmente después del contacto directo con personas enfermas o su entorno, y evitar el contacto sin protección con animales de granja o salvajes. 

Por otra parte, quienes presenten infecciones respiratorias agudas, deben mantener la distancia con el resto de la gente, cubrirse la boca al toser y estornudar con pañuelos desechables o ropa, y lavarse las manos.

A la población nacional que le recomiendo?, estar pendientes de la información que las autoridades de salud están publicando, para evitar pánico innecesario con información no confirmada y divulgada por medios no autorizados. 

Dr Israel H. Cedeño G. 

 

Atención Primaria en Salud

¿QUÉ ES LA ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD?

 

Muchos dicen saber que es atención primaria de salud, dicen estar aplicándola y aseguran estar viendo sus resultados, sin embargo los indicadores básicos de salud dicen lo contrario. Se está nuevamente inculcando esta “filosofía” de trabajo sanitario pero se debe profundizar y sostener su implementación, ejecución y monitoreo.

La atención primaria de salud (APS) es la asistencia sanitaria esencial accesible a todos los individuos y familias de la comunidad a través de medios aceptables para ellos, con su plena participación y a un costo asequible para la comunidad y el país. 
Es el núcleo del sistema de salud del país y forma parte integral del desarrollo socioeconómico general de la comunidad.

La Conferencia internacional de atención primaria de salud, reunida en Alma-Ata el 12 de septiembre de 1978, expresó desde entonces, la necesidad de una acción urgente por partes de todos los gobiernos, profesionales sanitarios e implicados en el desarrollo y por parte de la comunidad mundial para proteger y promover la salud para todas las personas del mundo.

Un sistema sanitario basado en la atención primaria de salud orienta sus estructuras y funciones hacia los valores de la equidad y la solidaridad social, y el derecho de todo ser humano a gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social. Los principios que se requieren para mantener un sistema de esta naturaleza son la capacidad para responder equitativa y eficientemente a las necesidades sanitarias de los ciudadanos, incluida la capacidad de vigilar el avance para el mejoramiento y la renovación continua; la responsabilidad y obligación de los gobiernos de rendir cuentas; la sostenibilidad; la participación; la orientación hacia las normas más elevadas de calidad y seguridad; y la puesta en práctica de intervenciones intersectoriales.

Las relaciones entre la salud y el desarrollo son indiscutibles y se reconoce que la salud es un resultado del proceso social, económico y político y que es también un derecho humano fundamental. A su vez la buena salud tiene un efecto benéfico sobre el nivel educacional, la productividad en el trabajo y el bienestar general de la población. En tanto, la desigualdad, la pobreza, la explotación, la violencia y la injusticia impactan negativamente en la salud. Debido a esta estrecha relación entre la salud y el desarrollo, los enfoques dirigidos a mejorar la salud deben tomar en cuenta obligatoriamente sus múltiples factores determinantes de una forma integrada y orientarse a corregir estos factores que, en muchos casos, trascienden el ámbito estrictamente sanitario. La APS es la estrategia idónea para actuar en este complejo proceso de generación y protección de la salud individual y colectiva, ya que aborda la situación de los individuos y las familias como un todo y toma en cuenta las circunstancias del entorno en el que se desenvuelven. El llamamiento de la APS para analizar de manera conjunta con otros sectores los determinantes de la salud y las enfermedades abre el camino hacia la formulación de políticas públicas conducentes al desarrollo humano integral y sostenible.

La contribución de la APS al mejoramiento de la salud de la población como consecuencia de un mayor acceso a los servicios, de la aplicación de un enfoque preventivo y de contar con personal más capacitado ha sido ampliamente reconocida por la comunidad internacional. Precisamente, durante las últimas décadas se han "cosechado" en diferentes países  experiencias sobre la expansión de la APS, con la adopción de medidas preventivas y mejoras en la educación, el saneamiento y el acceso a los servicios de salud. Todo ello ha permitido mejorar los indicadores de salud y de desarrollo social.

Ciertamente, además que desde el punto de vista sanitario la estrategia APS es la ideal, económicamente hablando es mas barato prevenir que curar, y esto es una “ideología” que aún se necesita inculcar a los gobernantes, quienes muchas veces, guiados por intereses políticos, se enfocan mas en el componente curativo de los sistemas de salud, que en los componentes preventivo y educativo. Se enfocan en estrategias de ampliación de la red de atención terciaria y no en la primaria, construyendo mega obras que al final no generan ningún impacto para la disminución de la incidencia y prevalencia de las enfermedades.

Actualmente, la APS ha recuperado visibilidad en todo el mundo: las instituciones gubernamentales, las entidades públicas y privadas, los organismos de cooperación internacional y del ámbito académico, entre otras, reconocen que el fortalecimiento de los sistemas sanitarios es un requisito necesario para asegurar el crecimiento económico, avanzar en materia de equidad social y mejorar la salud.

Eduquemos, prevengamos la enfermedad y promocionemos los hábitos saludables, para tener así menos enfermos y lograr el estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia1

  1. Deficinion de la OMS

La Salud Ambiental y su impacto en la Salud Humana: importancia de cuidar ambas

El impacto ambiental son las alteraciones en el entorno derivadas de la actividad humana. En general, el término se asocia a aquellos aspectos negativos. En este sentido, un escaso o ineficiente control afecta a la salud humana.
 
¿Qué es el impacto ambiental?
 
El impacto ambiental es el “conjunto de cambios producidos por las obras humanas en el ambiente natural, socio-económico, cultural y/o estético”. Es importante destacar que este impacto puede ser negativo o positivo.
 
El impacto ambiental negativo es causado por la modificación de la naturaleza de manera que se ven afectados los bienes y servicios, tales como el agua (bien), la captación hídrica, protección del suelo, soporte para la biodiversidad, belleza escénica, entre otros servicios ecosistémicos.


Riesgos en la salud humana
 
La salud de la población depende directamente, entre otros factores, de la posibilidad de acceder a fuentes de agua limpias así como también contar con sistemas de evacuación de aguas residuales, ambientes libres de contaminación, control de enfermedades y la posibilidad de tener acceso a los servicios de salud
 
En definitiva, cuando el ambiente no puede satisfacer las necesidades básicas y presenta riesgos para el desarrollo humano, la calidad de vida y salud se ve afectada.
 
Los efectos negativos sobre la salud varían según el tipo, intensidad y magnitud, nivel de exposición y número de afectados.
 
En un informe sobre Ambiente y Salud de la Organización Panamericana de la Salud, se sugiere que pueden estudiarse los peligros a la salud por impacto ambiental negativo de diversas formas:
 
1.     Por rutas de exposición: aire, agua, suelo
2.     Por el ambiente donde ocurre el peligro: hogar, trabajo, escuela, comunidades
Informes y Evaluación de Impacto ambiental
 
Algunos ejemplos de enfermedades o condiciones derivadas de una “mala” salud ambiental son:
 
1.     Asma y alergias
2.     Anomalías congénitas
3.     Cáncer
4.     Dermatitis
5.     Infertilidad

 


 
Como se menciona en este artículo, el impacto ambiental está relacionado con las actividades humanas y esto, a su vez, repercute en la salud. Por eso, todos los proyectos, antes de llevarse a cabo, deberían realizar un informe ambiental sometido a evaluación posterior.
 
Por un lado, el informe ambiental debe identificar varios aspectos, entre los que se encuentran los impactos significativos positivos y negativos, las medidas de mitigación, la descripción de alternativas, etc.
 
¿Qué es un EIA?
 
Un Estudio de Impacto ambiental (EIA) es el proceso de análisis de esas diversas alternativas. El EIA debe priorizar aquellas que optimicen beneficios y disminuya los impactos no deseados. Los Sistema de Información Geográfica (SIG) son herramientas que ayudan con los análisis espaciales necesarios para la toma de decisiones y deben utilizarse para obtener un EIA lo mas valido posible y asi minimizar los riesgos a la salud.

 

Salud al Viajar

Salud al Viajar

Viajar puede aumentar sus posibilidades de enfermarse. Un viaje largo puede aumentar su riesgo de trombosis venosa profunda. Tras llegar a su destino, su cuerpo necesita tiempo para adaptarse al agua, la comida y al aire de otros lugares. El agua en los países en desarrollo puede contener virus, bacterias y parásitos que causan malestares estomacales y diarrea. Aumente su seguridad usando solo agua de botella para beber, hacer hielo o cepillarse los dientes. Si consume agua de la llave, hiérvala o use tabletas de yodo. El envenenamiento por alimentos también puede ser un riesgo. Coma solo alimentos cocidos o servidos calientes. Evite frutas y vegetales que no hayan sido lavados o que tengan su cáscara.

Si va a viajar fuera del país, también es posible que necesite vacunarse o tomar medicinas preventivas. Las que necesite dependerán del lugar del país del mundo que visite, la época del año, su edad, el estado general de su salud y las vacunas que ya le hayan dado. Consulte a su médico cuatro a seis semanas antes de viajar. La mayoría de las vacunas necesitan tiempo para ser eficaces.

Las principales vacunas que debe aplicarse o reforzar son:

  1. Fiebre amarilla
  2. Sarampión / Rubeola
  3. Difteria
  4. Influenza
  5. Hepatitis A, B

Antes de viajar, planifique.

Compruebe si necesita inmunizaciones o vacunas, mencionadas anteriormente,  para las áreas que va a visitar. Consulte a su médico al menos 6 semanas antes de irse. Algunas vacunas no alcanzan la máxima protección hasta aproximadamente 6 semanas después de recibir las dosis.

Hágase chequeos médicos y dentales antes de su viaje. Sea consciente de los problemas de salud que pueda tener. Averigüe acerca de los medicamentos que pueda necesitar llevar al viaje.

Averigüe lo que su seguro de salud pagará si consulta a un médico mientras está en otro país. Lleve cantidad suficiente de los medicamentos que toma regularmente, en sus envases originales. También lleve recetas adicionales para los medicamentos. Lleve las recetas médicas de sus anteojos. Use un brazalete de información médica, si es necesario.

Lleve un kit de primeros auxilios. No todos los elementos que se enumeran a continuación son necesarios. Puede personalizar su kit en base a lo que pueda necesitar para un lugar específico. Puede incluir:

  • Sus medicamentos recetados, en sus envases originales.
  • Medicamentos para la diarrea y el malestar estomacal.
  • Antibióticos recetados que puede tomar en caso de tener diarrea del viajero.
  • Un medicamento de venta libre para el malestar estomacal.
  • Antiácido para la indigestión.
  • Medicamentos para la tos y el resfrío.
  • Medicamentos para el dolor (aspirina, acetaminofén, naproxeno o ibuprofeno).
  • Descongestivos y antihistamínicos para las alergias (fórmula que no produce somnolencia).
  • Ungüento antibiótico.
  • Vendas adhesivas.
  • Crema de hidrocortisona.
  • Apósitos adhesivos para las ampollas.
  • Protector solar con un factor de protección solar (FPS) de al menos 15 y bálsamo labial.
  • Medicamento para mareos (dimenhidrinato).
  • Tijeras, pinzas, cortaúñas, navaja, termómetro y un espejo.
  • Toallitas para las manos y desinfectante de manos.