+507 62534536

Atención Primaria en Salud

Escrito por Israel Cedeño
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

¿QUÉ ES LA ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD?

 

Muchos dicen saber que es atención primaria de salud, dicen estar aplicándola y aseguran estar viendo sus resultados, sin embargo los indicadores básicos de salud dicen lo contrario. Se está nuevamente inculcando esta “filosofía” de trabajo sanitario pero se debe profundizar y sostener su implementación, ejecución y monitoreo.

La atención primaria de salud (APS) es la asistencia sanitaria esencial accesible a todos los individuos y familias de la comunidad a través de medios aceptables para ellos, con su plena participación y a un costo asequible para la comunidad y el país. 
Es el núcleo del sistema de salud del país y forma parte integral del desarrollo socioeconómico general de la comunidad.

La Conferencia internacional de atención primaria de salud, reunida en Alma-Ata el 12 de septiembre de 1978, expresó desde entonces, la necesidad de una acción urgente por partes de todos los gobiernos, profesionales sanitarios e implicados en el desarrollo y por parte de la comunidad mundial para proteger y promover la salud para todas las personas del mundo.

Un sistema sanitario basado en la atención primaria de salud orienta sus estructuras y funciones hacia los valores de la equidad y la solidaridad social, y el derecho de todo ser humano a gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social. Los principios que se requieren para mantener un sistema de esta naturaleza son la capacidad para responder equitativa y eficientemente a las necesidades sanitarias de los ciudadanos, incluida la capacidad de vigilar el avance para el mejoramiento y la renovación continua; la responsabilidad y obligación de los gobiernos de rendir cuentas; la sostenibilidad; la participación; la orientación hacia las normas más elevadas de calidad y seguridad; y la puesta en práctica de intervenciones intersectoriales.

Las relaciones entre la salud y el desarrollo son indiscutibles y se reconoce que la salud es un resultado del proceso social, económico y político y que es también un derecho humano fundamental. A su vez la buena salud tiene un efecto benéfico sobre el nivel educacional, la productividad en el trabajo y el bienestar general de la población. En tanto, la desigualdad, la pobreza, la explotación, la violencia y la injusticia impactan negativamente en la salud. Debido a esta estrecha relación entre la salud y el desarrollo, los enfoques dirigidos a mejorar la salud deben tomar en cuenta obligatoriamente sus múltiples factores determinantes de una forma integrada y orientarse a corregir estos factores que, en muchos casos, trascienden el ámbito estrictamente sanitario. La APS es la estrategia idónea para actuar en este complejo proceso de generación y protección de la salud individual y colectiva, ya que aborda la situación de los individuos y las familias como un todo y toma en cuenta las circunstancias del entorno en el que se desenvuelven. El llamamiento de la APS para analizar de manera conjunta con otros sectores los determinantes de la salud y las enfermedades abre el camino hacia la formulación de políticas públicas conducentes al desarrollo humano integral y sostenible.

La contribución de la APS al mejoramiento de la salud de la población como consecuencia de un mayor acceso a los servicios, de la aplicación de un enfoque preventivo y de contar con personal más capacitado ha sido ampliamente reconocida por la comunidad internacional. Precisamente, durante las últimas décadas se han "cosechado" en diferentes países  experiencias sobre la expansión de la APS, con la adopción de medidas preventivas y mejoras en la educación, el saneamiento y el acceso a los servicios de salud. Todo ello ha permitido mejorar los indicadores de salud y de desarrollo social.

Ciertamente, además que desde el punto de vista sanitario la estrategia APS es la ideal, económicamente hablando es mas barato prevenir que curar, y esto es una “ideología” que aún se necesita inculcar a los gobernantes, quienes muchas veces, guiados por intereses políticos, se enfocan mas en el componente curativo de los sistemas de salud, que en los componentes preventivo y educativo. Se enfocan en estrategias de ampliación de la red de atención terciaria y no en la primaria, construyendo mega obras que al final no generan ningún impacto para la disminución de la incidencia y prevalencia de las enfermedades.

Actualmente, la APS ha recuperado visibilidad en todo el mundo: las instituciones gubernamentales, las entidades públicas y privadas, los organismos de cooperación internacional y del ámbito académico, entre otras, reconocen que el fortalecimiento de los sistemas sanitarios es un requisito necesario para asegurar el crecimiento económico, avanzar en materia de equidad social y mejorar la salud.

Eduquemos, prevengamos la enfermedad y promocionemos los hábitos saludables, para tener así menos enfermos y lograr el estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia1

  1. Deficinion de la OMS
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn